Botas de siete leguas

Johdpur – La ciudad azúl

 

CIMG5740

 

El trayecto de Udaipur a Jodhpur está lleno de baches y cuervas, se atraviesa un parque natural y la carretera es malísima. Montaña rusa para mi estómago que después de la cena del día anterior estaba bastante delicado.

En vez de ver los templos de Ranakpur que se encuentran a mitad de camino, visité sus baños implorando a cualquiera de los dioses que se adorasen en ese templo que hicieran que se me pasara el revoltijo.

Para todo aquel que viaje de una ciudad a otra,  son imprescindibles de ver ya que son los templos jainístas más importantes de la India.  El templo principal se llama Chaumukha Mandir y está dedicado al fundador del jainismo: Adinatha. Tiene en total 1444 columnas de mármol con diferentes grabados que no se repiten. Por cierto, mujeres, la entrada está supuestamente prohibida si tenéis la regla ¬¬

 


 

 CIMG5738

 

Jodhpur,  nos pareció una ciudad muy contaminada por el humo de los rickshaws, las motos y la tierra. Hacía un calor seco porque ya estábamos cerca del desierto. Así como Jaipur era conocida como la ciudad rosa por el color de sus casas, del mismo modo se conocía a Jodhpur como la ciudad azul. Fueron pintadas por iniciativa de los Brahmanes que eran miembros de la clase sacerdotal para indicar donde vivían. Con el tiempo, se fue extendiendo  al resto de la población como un signo de distinción en un intento de imitar las costumbres de la clase alta.

 

ciudad azul

Vistas de las casas pintadas de azul

 

El MERCADO DEL SARDAR

CIMG5739

 

 

Nada más dejar las mochilas en el hotel, nos pusimos en marcha para ver el centro de la ciudad.

El mercado del Sardar es un bazar atestado a todas horas de gente, vacas y rickshaws que se encuentra en la parte baja de la ciudad. Jodhpur poco tenía que ver con las tranquilas ciudades que habíamos visto estos días pasados, volvíamos otra vez al bullicio, al polvo, a los gritos y a las motos.

Lo más representativo del mercado es la torre del reloj llamada “Ghanta ghar”. El Big Ben de Jodhpur.

 

 

 

 

 

 

 

Si queréis probar el lassi, hay el Shri Mishriral Hotel, situado en la misma plaza  los prepara riquísimos. Hay de muchos sabores diferentes, hasta de marihuana! El Lassi es una bebida tradicional de algunos país árabes, ( también de la India) que está hecho a base de yogur y lleva algunas especias com

o canela, jengibre y cardamomo. Tiene un gusto un tanto extraño, por lo que o te gusta o no te gusta, pero el que nos pedimos nosotros, el de Macadamia estaba especialmente bueno.

 

 

 

 

CIMG5749

Probando el Lassi

 

 

 

Al día siguiente, antes de salir para Jaisalmer visitamos los principales sitios de visita obligada.

 

El Palacio de Umaid Bhawan

 Jai Sign nos acercó a la cima de una colina donde se encontraba este bonito palacio reconvertido en un lujoso hotel y museo. Dentro aún vive uno de los miembro de la realeza de hoy en día: el alto comisionado de la India Gaj Singh II. Aunque fue hijo de un marajá, desde 1971 ya no conserva este título. A pesar de que no se puede ver por dentro ni el hotel ni el palacio real , si que puede visitar el museo. Allí se exhiben armas, pieles y una colección de relojes de todo tipo, desde los típicos de muñeca hasta otros en forma de molino o de vagón de tren.

 

El Jaswant Thada

 

 

Es un imponente mausoleo de mármol blanco situado a orillas de un lago desde donde se pueden ver vistas de toda la ciudad y del fuerte de Mehrangarh , el cual parece emerger de la misma roca sobre la que se levanta. El mausoleo fue construido en memoria del marajá Jaswant Singh II, que fue para la mayoría, el mejor gobernador que hubo de Jodhpur. La entrada son solo 50 rupias

 

CIMG5762

 

A lo lejos el fuerte parece ser parte de la misma roca

A lo lejos el fuerte parece ser parte de la misma roca

 

Fuerte de Mehrangarh

Finalmente, llegamos al monumento más característico de la ciudad, situado en una montaña a 120 metros sobre la ciudad de Jodhpur. La audioguía estaba incluida con la entrada ( 400 rupias) así que la cogimos. Mereció la pena detenerse un poco e ir escuchando la historia.

Dentro por ejemplo, se pueden ver las huellas de las manos de las mujeres de los Marahás que se auto inmolaban arrojándose a las piras funerarias cuando veían perdida la batalla o cuando morían sus maridos. Impresionante lo de esta gente…

 

 

El fuerte también tiene un museo donde se pueden ver numerosos objetos de estilo rajput como artesanía, manuscritos, pinturas, ropa y armas, entre ellas una espada curvada del emperador Akbar. En general la mayoría de fuertes y palacios de esta zona guardaban todo un arsenal de armas muy bien conservado.

 

CIMG5779

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *