Botas de siete leguas

Tokyo tradicional – Asakusa

IMG_0227

Día 2

Empezamos el día en al barrio de Tsukuda, dentro del distrito de Chuo, donde tenemos la oportunidad de ver un Matsuri!

Los Matsuris no tienen una fecha específica de celebración y  cada semana una zona distinta puede celebrar su matsuri. Tradicionalmente se han realizado  en primavera o finales de verano  coincidiendo con la época de las cosechas.

¿En qué consiste el Matsuri?

Los hay más grandes o más pequeños, dependiendo de la zona. Por ejemplo, son muy conocidos el Matsuri de Gion en Kyoto o el Kanda Matsuri en Tokyo. El que nosotros pudimos ver era pequeño pero muy curioso.

Una procesión de hombres vestidos con una especie de kimono gris y taparrabos llamado “fundoshi” levantaban sobre su costado un tipo de carroza (Mikoshis) decorada con estatuas e imágenes de sus dioses.  En la cabeza llevaban la tradicional cinta japonesa “Hachimaki“. Mientras caminaban, iban gritando y cantando juntos y aquello parecía el paquito el Chocolatero, versión japo.  Hacía tanto calor que la gente les echaba cubos enteros de agua o les regaba con sus mangueras.

Mientras tanto en calles de los alrededores,  se habían instalado largas mesas donde familias y amigos compartían la comida. Había también puestos de comida y chucherías así como tenderetes de juegos para niños. Uno muy popular, consistía en pescar peces dorados con una red.


 

Asakusa

IMG_0351

Cogemos el metro, tras equivocarnos varias veces de línea ( algo bastante común en Tokyo) y llegamos a  Asakusa, donde está  el famoso templo Senso – ji.  Fue un barrio de ocio hasta la segunda guerra mundial, donde se encontraban numerosos teatros y casas de te. Hoy en día, parece que la actividad y el ambiente se ha trasladado a otras zonas.

Kaminari -mon

Kaminari -mon

Nos bajamos en la propia estación de metro de Asakusa y a pocos metros nos encontramos la puerta que da acceso al templo ( la Kaminari -mon o puerta del trueno). La puerta está flanqueada por dos dioses: a un lado Fujin: Dios del viento y al otro lado Raijin: Dios del Trueno.

Lo más característico sin duda es la enorme lámpara de bambú ( chochín en japonés) que pesa 670 kg!

Una vez pasamos la puerta, nos encontramos con un pasillo a cuyos lados se alinean puestos de baratijas y artesanías de “estilo Edo”.  Es la calle Nakamise- Dori , una avenida totalmente comercial que conduce directamente al Templo. Si no has comprado nada en Tokyo hasta ahora, este es el momento de hacerlo. Hay de todo, hasta kimonos.

IMG_0336

Nakamise – Dori

Tanto la puerta como la calle comercial y el templo están siempre abarrotados de turistas por lo que resulta imposible hacer una foto sin que te salgan cuerpos o cabezas de por medio.

Justo delante del templo hay un gran caldero donde la gente pone palitos de incienso y se frota la piel y la ropa como acto purificador. Se ve que el humo es bueno para la salud.

El templo Senso-ji es un templo budista dedicado a Bodhisattva Kanon, señor de la compasión. Según cuenta la leyenda, una estatua de Kanon fue encontrada por dos pescadores en el río Sumida  en el año 628. Estos la entregaron al jefe de su aldea, Hahino Nakamoto quien reconociendo la santidad de la estatuilla decidió construir un templo que la guardase

La imagen de Kanon no se exhibe al público, pero aún así está bastante chulo de ver todo el complejo.. El templo, fue destrozado por los bombardeos en la 2ª guerra mundial y más tarde reconstruido.

Tokyo Sky Tree

 

 

En el barrio de Asakusa podemos disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad, y es que aquí se sitúa el Tokyo Sky Tree, con sus 634 m de altura  la torre de comunicaciones más alta del mundo.

La subida se divide en varios tramos. El ascensor impresiona ya que sube en apenas 50 segundos hasta el primer mirador: el Tembo Deck  situado a 350 metros. Desde allí ya se ven unas increíbles vistas panorámicas que alcanzan los 70 km de distancia. Pero si de verdad quieres sentir cosilla, dirígete a la zona con baldosas transparentes para ver Tokyo a tus pies.

IMG_0359

Si el vértigo no te frena puedes subir al siguiente nivel: La galería Tambo, a 450 metros. Puedes caminar sobre una pasillo circular con paredes de cristal desde donde se ve el verdadero abismo. Para subir a este nivel es necesario comprar un ticket adicional.

Es mejor no ir en fin de semana o madrugar para no hacer tanta cola. La torre abre de 8 de la mañana hasta las 22:00h y respecto al precio,.nos ofrecieron dos alternativas: el fast ticket que valía unos 3400 yenes solo por subir al primer nivel o el regular ticket por 2100 pero nos hacían esperar dos horas y media. Finalmente decidimos hacer tiempo comiendo y visitando el centro comercial de las plantas inferiores y esperar hasta esa hora.

 Para quien no quiera esperar existe la posibilidad de comprar los tickets anticipadamente por internet pero el link solo está en japonés.

De todos modos, aunque no es lo mismo, también se pueden ver unas vistas bastante increíbles y de forma gratuita desde la planta 31 del edificio contiguo que era una especie de centro comercial, planetarium y espacio de ciencia.

 

IMG_0327

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *