Botas de siete leguas

Hiroshima

IMG_0516

 

Día 7

Hoy, 6 de Agosto, se conmemoraba el 70 Aniversario de terrible bomba de Hiroshima y nosotros íbamos para allá.

Los trenes iban a tope! Por suerte, a pesar de las largas colas, logramos entrar en el primero. Normalmente reservábamos los asientos, de esa manera te asegurabas de tener sitio, pero en este caso si queríamos reservar no había lugares disponibles  hasta el mediodía, así que probamos suerte en los vagones de asientos no reservados.

De Kioto a Hiroshima había dos horas, con parada en Osaka. Una vez allí, tenías que coger otro tren.

Cogimos el tranvía hasta el hotel, el Daiwa Roynet, que  estaba muy bien situado ya que se podía ir andando al parque conmemorativo de la Paz.

Manifestación antinuclear

Manifestación antinuclear

Yendo de camino al parque, nos topamos con una manifestación en contra de la guerra y del uso de armas nucleares. Nos sorprendimos del número de policías que había, casi más que manifestantes!

IMG_0514

Uno de los grupos de policias

Llegamos al MUSEO DE LA PAZ: bastante duro de ver!

La entrada costaba 50 yenes. Entramos a duras penas en el edificio principal que era donde se encontraba la exposición permanente. A medida que íbamos avanzando, nos explicaban todos los daños que causó la onda expansiva y la radiación posterior.

Era impresionante. En el momento de la explosión, la temperatura del epicentro era tan alta ( más de 1 millón de grados) que  generó una gigantesca bola de fuego. La intensa radiación térmica de esta bola de fuego,  provocó que las personas que estaban situadas a menos de 1 km de distancia sufrieran gravísimas quemaduras y murieran y que casi todos los edificios situados en un radio de 2 km alrededorIMG_0519 del epicentro quedaran  arrasados.

La verdad que escuchar todos aquellos testimonios y ver las imágenes nos afectó bastante. Había partes que me las tenía que saltar porque eran muy duras de ver, como por ejemplo aquellas en las que veías como se le caía a la gente la piel o el estado en que quedaron algunas de sus ropas.

Salimos con el estómago medio revuelto y dimos una vuelta por el Parque. Había numerosos monumentos dedicados a los fallecidos. En el cenotafio aparecían todos los nombres de las víctimas conocidas.

Más adelante, estaba la LLAMA DE LA PAZ, una llama permanentemente encendida que según dicen, solo dejará  de brillar el día en que se destruya la última arma nuclear de la tierra. ( creo que queda bastante tiempo para eso)

El MONUMENTO A LA PAZ DE LOS NIÑOS, está inspirado en  la conmovedora  historia de una de las niñas víctimas de la bomba: Sadako Sasaki.

Cuando fue lanzada la bomba, Sadako tenía solo 2 años. 10 años más tarde le diagnosticaron leucemia y tuvo que ser ingresada en el hospital. Decidió entonces hacer mil grullas de papel ya que en Japón, la grulla era el signo de la longevidad y la felicidad y ella creía que se recuperaría si lograba su objetivo. Sin poder cumplirse su deseo, Sadako murió ocho meses después de contraer la enfermedad. Sus compañeros de clase, decididos a terminar la labor de Sadako y en homenaje a ella, hicieron el resto de grullas que faltaban.


 

Aquella tarde, a las 18:00, se celebraba la CEREMONIA DE LA PAZ, en conmemoración al 70 aniversario, nos sentamos en un banco junto al río hasta que empezase. Durante esta ceremonia, miles de farolillos de papel se lanzaban al río por las almas de los fallecidos y ” grullas” gigantes de papel navegaban por las aguas.

Además de esta ceremonia, cada 6 de Agosto por la Mañana tenía lugar  otro acto. El alcalde de la ciudad  leía la declaración por la cual se rogaba a los países la abolición de las armas nucleares. A las 8:15 h ( que era la hora exacta en la que cayó la bomba) sonaban las campanas y las sirenas en Hiroshima y durante unos minutos todos los ciudadanos dejaban lo que están haciendo y guardaban silencio.

Justo detrás de nosotros habían improvisado un plató y parecía que iban a entrevistar en televisión a uno de los supervivientes de la tragedia.

IMG_0536

Preparación de la ceremonia

Preparación de la ceremonia

IMG_0533

Enfrente, teníamos la  CÚPULA DE LA BOMBA ATÓMICA, que es el vestigio más importante que queda del momento en que se produjo. Curiosamente aunque toda la gente que había en su interior murió, fue uno de los pocos edificios que había en el área del epicentro que quedaron en pie. Las ruinas han sido declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco.

Cúpula de la bomba atómica

Cúpula de la bomba atómica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *