Botas de siete leguas

Osaka

 

 IMG_0642

Día 9

Rompemos con los paisajes naturales y nos vamos a Osaka, la tercera ciudad más grande de Japón.

Nada más comenzar la mañana tuvimos un pequeño percance con los trenes. Para el primero que intentamos coger había una cola kilométrica. En el segundo tampoco cabíamos. Debía ser la operación retorno de todos los que volvían de Hiroshima a Osaka. No nos quedó mas remedio que asegurarnos un par de asientos en un tren que salía hacia el mediodía si queríamos ver algo de Osaka.

Una vez llegamos ( una hora y media de viaje)  nos manejamos sin problemas con el metro para llegar a la zona de SHINSAIBASHI y NAMBA, el barrio nocturno de más ambiente de la ciudad y curiosamente donde estaba nuestro hostel/ cápsula: el Asahi Plaza.

Íbamos a ver si realmente dormir en una cápsula era tan claustrofóbico como lo pintaban.

Shinsaibashi

Efectivamente, Shinsaibashi era la zona” hipster-punk”  de Osaka lleno de cafeterías con japoneses dejándose los ojos en sus Macs, pelos de colores punteagudos, restaurantes de todo tipo, mucha bicicleta y tiendas de ropa con la música a tope.  Tenía cierto aire al Candem de Londres, incluso las  casas eran de colores.

Tienda de Apple en Shisainbashi

Tienda de Apple en Shisainbashi

En este distrito esta lo que se conoce como American Village ( Amerika-Mura), una zona llena de tiendas originales, mercadillos vintage y centro de exposiciones. Se llama así porque justo  después de la guerra se establecieron unas cuantas tiendas que vendían artículos estadounidenses. Debían ser un poco odiados después de lo que le hicieron a sus vecinos…

American Village

American Village

Recreativos por doquier

Uno de los miles de recreativos

Como teníamos poco tiempo nos fuimos directos a ver el castillo de Osaka, que estaba situado dentro de un gran parque.

Osaka-jo Koen

 

IMG_0643 (2)

El castillo y el foso que lo rodeaba era imponente.Fue construido en el año 1583 y se dice que participaron alrededor de 100.000 hombres!

Podías subir hasta la octava planta y ver una vista espectacular de toda la ciudad, con rascacielos al fondo y el edificio UMEDA SKY, las dos torres gemelas de Osaka.

IMG_0646

Era bastante popular ir durante los meses de la Primavera para ver los cerezos en flor que rodean el castill0.


Dotombori

Cerca de Shisainbashi, se encontraba también la zona de Dotombori, en el distrito de Minami, una zona de marcha y galerías comerciales que se encienden con luces de Neón al caer la tarde.. Concretamente el centro comercial que da nombre al barrio parece no tener fin. Es un pasillo lleno de tiendas que desemboca mas galerías. Un laberinto del consumismo.

12789809_10208417314527942_14791604_o

IMG_0651

Si continuas hasta el final llegas al EBISU-BASHI, el puente que cruza el Dotombori- Gawa, es decir,el canal que discurre por el barrio. Se puede dar un largo paseo por las orillas peatonales y llenas de farolillos blancos. Con lo bien que huele es difícil resistirse a la tentación de entrar a alguno de los restaurantes o pedir alguna cosilla en los puestos callejeros

12787080_10208417314727947_983689047_o

Dotombori – Gawa

IMG_0657

Ebisu-bashi

 IMG_0659

Una de las especialidades callejeras de la región de Kansai, son las bolas de pulpo ( TAKOYAKI), unas pelotas hechas con harina de trigo, pulpo, jengibre y cebolla. Suele haber muchos puestos en las calles en Osaka. Muy ricas!

Después de cenar en uno de esos miles de restaurantes que había ( es casi imposible comer mal en Japón) volvimos a la cápsula. Lo cierto es que estábamos un poco nerviosillos de no saber lo que nos íbamos a encontrar.

Dormir en una cápsula

 

Me imagino que cada cápsula será un mundo pero nos llamó tanto la atención que sin duda fue una de las experiencias más curiosas del viaje.

Nada más llegar, nos hicieron quitarnos las zapatillas y guardarlas dentro de una taquilla en recepción. Por todo el hostal caminabas descalzo porque el suelo tenia moqueta.

El hostal estaba dividido en dos zonas: una de chicos y otra de chicas conectado por una zona común dividida en varias secciones: la de los videojuegos, la de las televisiones y las tumbonas y la de los comics y libros. Como veis, no faltaba entretenimiento alguno.

En recepción te entregaban dos llaves: una para otra taquilla donde guardabas tus pertenencias ( a la cápsula solo te llevabas lo imprescindible: móvil, cargador y poco más)  y otra para abrir la puerta de tu zona según si eras tío o tía.

Una vez abrías la puerta eso era un mundo. En primer lugar estaba lo que se llamaba en inglés “Lavatory Vamos, un cuarto con taburetes frente a varios lavabos, espejo enfrente y secador, específicamente para lavarte los dientes, maquillarte, secarte el pelo o el uso que quisieras darle.

Enfrente del lavatory había una sala de espera con lavadoras y secadoras. Esta a su vez daba al WC y a otra sala más, donde me imaginaba estaban las duchas…duchas, normales de toda la vida.

En fin, la primera sorpresa fue al ir al WC. Claro, como ibas descalzo y pisar por los alrededores podía ser una marranada, habían colocado como unas zapatillas de andar por casa que tu solamente te ponías para entrar ahí.

Pero sin duda, la mejor sorpresa me la llevé en el momento que me fui a duchar. Entrabas como en un vestuario con MAS! taquillas donde supuestamente te quitabas la ropa y la guardabas. Vale, una vez pasado el momento incomodo de quitarte la ropa con gente al lado tuyo entrabas a otra habitación y….SORPRESA! Unas cuantas japonesitas se duchaban sentadas en unos taburetes, si, sentadas con el culo pegado al taburete ( vamos, lo más higiénico del mundo) mientras se echaban el agua por encima Y SE MIRABAN AL ESPEJO mientras lo hacían.

Se ve que una vez acababas de ducharte ya estabas lista para entrar al Onsen, la gran bañera /jacuzzi en la que se metían varias personas a disfrutar en compañía de un relajante baño. ( Para los japoneses el momento del baño es algo sagradísimo!)

Después de esto, dormir en una cápsula me parecía lo más normal del mundo.

Más allá de estas zonas comenzaba un pasillo que daba a varias habitaciones con los famosos nichos. En cada habitación podía haber de 10 a 20 cápsulas.

Habitación de cápsulas

Habitación de cápsulas

 

Parecía como si abrieras la puerta y te metieras en una lavadora. Algunas que tenían enchufe para cargar el móvil y otras televisión SOLO con canales japoneses.. A mí me tocó de estas últimas.

Las sensaciones fueron buenas, lo importante…había espacio para respirar!

Dentro, podías dejar  lo basiquísimo en unas repisas  y  también disponías de un reloj-radio-artefacto con alarma. En recepción te daban las sábanas, almohada y manta ( SI, manta porque a pesar de ser Agosto el aire acondicionado estaba a tope). Cuando llegaba el momento de dormir solo tenías que bajar la cortinilla del lateral de la cápsula y listo.

Como aspecto negativo a resaltar…no pararon de sonar alarmas y móviles durante toda la noche!

 

12834489_10208481425810684_56672137_n

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *