Parque Nacional Tayrona

Parque Tayrona era uno de los lugares donde más ilusión me hacía ir. Mientras planeábamos el viaje, un par de amigos venezolanos me habían comentado que aquello era el paraíso así que mis expectativas estaban muy altas. La foto habla por si sola.

Rutas que se pueden hacer en el Parque Tayrona

El Parque Nacional se sitúa al Noreste de Colombia, en la costa del Mar Caribe y lo que lo hace tan especial es la combinación de jungla y playas, tanto de fuerte oleaje como de aguas cristalinas, su vegetación tropical y también su diversidad de fauna. Y es que Tayrona aunque está llena de turistas, todavía hace que te sientas como en una película de Indiana Jones.

Según las ganas que se tengan de caminar y de aventura se puede optar por hacer tres rutas diferentes. Descargar aquí el mapa: mapa-tayrona

La más común es la que comienza en la entrada El Zaino y la que realiza el 80% de los viajeros ya que se puede completar en el mismo día. Se llega hasta  Cabo San Juan por un camino perfectamente señalizado y descubriendo playas de diversas características. La dificultad es baja y se puede hacer en tres horas entre ida y vuelta.

La segunda opción es realizar la misma ruta que la primera, pero en vez de emprender el regreso por la misma ruta, adentrarse en el Parque hacia Pueblito por el camino empedrado. Pueblito es un asentamiento semi abandonado donde vivían los Tayronas hace 500 años. Se pueden ver sus edificaciones e imaginarse como vivían. Tiene más dificultad que la excursión anterior y se tarda en total unas cuatro horas y media, ida y vuelta.

Por último, la excursión más completa es la que da la vuelta, se accede por la entrada El Calabazo y de allí se recorre Pueblito, Cabo San Juan y las diferentes playas hasta acabar en la entrada del Zaino. Este camino ya tiene una dificultad alta y se puede hacer en cinco horas.

Donde alojarse

En todos los casos se puede elegir entre dormir dentro del Parque durante los días que se vaya a estar allí (Lo más conveniente en caso de elegir las rutas de mayor duración) o alojarse en Santa Marta o Taganga (las dos poblaciones más cercanas) Yo recomiendo pasar al menos una noche dentro por que la experiencia de dormir en una hamaca rodeado de tanta naturaleza es maravillosa. En cuanto a las opciones de alojamiento hay para todos los gustos: desde los lujosos ecohabs y cabañas en el sector de Cañaveral y Arrecifes, hasta hamacas en campings como el de la Finca Don Pedro en Arrecifes o en el Cabo San Juan, aunque estas últimas como están al lado del mar vuelan, así que lo mejor es reservarlas con tiempo. Nosotros nos alojamos en la finca Don Pedro y estuvimos a gusto, los baños estaban limpios, había posibilidad de cenar y tenían un cuarto para dejar las mochilas si dormías en hamaca.

durmiendo en una hamaca en el camping Don Pedro

Como llegar

Los buses que van desde Santa Marta salen con bastante frecuencia desde la esquina del Mercado principal. Se tarda 45 minutos aproximadamente en llegar hasta la entrada del Zaino ( la del Calabazo está antes) Es importante madrugar, sobretodo en temporada alta, porque la fila en las taquillas de acceso suele ser considerable. Te dan un número y tienes que esperar hasta que aparezca en pantalla (Como en una cita con hacienda). Nosotros llegando a las 10 de la mañana tuvimos que esperar dos horas sentados.

Cuando has pagado la entrada, una furgoneta te lleva opcionalmente al estacionamiento (de lo contrario son 2 horas caminando).

Que llevar

Para pasar un par de días en el Parque Tayrona no hay que levarse más que lo imprescindible. Una mochila pequeña con una muda, el bañador, toalla, crema del sol, repelente de mosquitos, papel higiénico, gafas de sol y una gorra. Los camping cuentan con enchufes para cargar el teléfono móvil y la cámara de fotos. Si duermes en el mirador de Cabo San Juan entonces habrá que llevarse saco de dormir y ropa de abrigo ya que por la noche sopla la brisa.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tema de la comida. Dentro encontraras vendedores de jugos, de arepas, empanadas o refrescos y en los campings hay restaurante así como tienda pero sale más caro que comprándolo en el supermercado. Nosotros compramos pan, galletas, agua y latas de conservas.

Nuestra experiencia

1er día: Hicimos el camino sencillito aunque durmiendo en hamaca en uno de los campings del parque para disfrutar de la sensación y para pasar un mayor tiempo en las playas. El camino era muy asequible, con tablones de madera hasta Arrecifes, la primera de las playas que nos encontramos. Allí no estaba permitido el baño debido a los peligrosos remolinos que se formaban y el furioso oleaje. Por el camino fuimos en silencio expectantes de encontrar algún animal, aunque a excepción de los lagartos y los ejércitos de hormigas transportando hojas, no vimos ningún otro interesante ese día. Era impresionante que fuerza podían llegar a tener esos bichos. Para llegar al camping Don Pedro lo mejor es preguntar a los vendedores ya que se encuentra apartado del camino. De todos modos, el camino se encuentra señalado con unas papeletas de color naranja. Una vez allí, eliges cualquier hamaca, la marcas dejando alguna prenda de poco valor para indicar que está ocupada y ya puedes irte a donde quieras.

Nos acercamos a la playa más cercana, la de la Arenilla que es muy bonita, de arena blanca y gruesa y apenas concurrida, lo que era un lujo. Me llamaba la atención que tanto allí como en otros puntos del parque había unas enormes rocas lisas.

Playa Arenilla

 

Volvimos al camping cuando estaba oscureciendo. Allí una vez que anochece no se ve absolutamente nada con que una linterna o el móvil es muy útil. En la Finca Don Pedro no había wifi por supuesto así que la vida consistía en hablar con el resto de viajeros o leer en a hamaca. En la zona donde estaba el restaurante había una pequeña televisión (allí nos enteramos de los atentados que habían ocurrido en Barcelona ese mismo día).

Allí duermes al aire libre y obviamente las hamacas no tienen mosquitera así que conviene untarse de arriba a abajo con el repelente de mosquitos más poderoso que puedas encontrar. Por la noche se oyen todo tipo de ruidos y te sientes un poco indefenso, expuesto a cualquier criatura que merodee por allí. Además las luciérnagas y otros tipos de insectos brillan en a oscuridad. Parecía como si hubiera gente moviéndose con linternas! En cuanto amanece te despierta el cacareo de los gallos. Justo uno decidió deambular al lado de mi hamaca y cacarear de forma estridente.

2º día: En el camping también se puede desayunar. El desayuno más económico cuesta 13.000 pesos e incluye café, huevos, arepa y tostadas. Salimos del camping por el mismo camino que llegaba a la playa de Arenilla y desde allí continuamos hasta Cabo San Juan pasando por playas como Playa Piscina, llamada así porque el mar está en permanente calma. Generalmente las playas aptas para el baño estaban protegidas por arrecifes. En Cabo San Juan plantamos la toalla y allí nos quedamos toda la mañana, cerca de un caimán que se encontraba descansando en riachuelo que desembocaba en el mar. Permanecía ajeno a las fotos y a la expectación que producía.

En Cabo San Juan hay además una tienda que ofrece actividades como snorkel por 50.000 pesos. Aparte, merece la pena también subir al mirador para ver la mejor vista de la bahía.

Que más se puede hacer en el parque Tayrona

Además de las rutas que comenté arriba, en el Parque Tayrona se pueden hacer muchas más cosas como por ejemplo, pasar el día en Taganga, un pueblo de pescadores desde donde parten las embarcaciones para acceder a otras playas inaccesibles del parque natural,  bañarse en paradisíacas playas como Playa Cristal, Playa Neguanje o Playa Granate y la aventura de todas las aventuras: caminar durante varios días hasta Ciudad Perdida! un antiguo poblado indígena de la cultura Tayrona, construido en el siglo VIII y hoy deshabitado. Se sitúa en la vecina cordillera de Sierra Nevada y requiere un trekking de 6 días, con lo que no es apto para cualquiera. Se pueden contratar tours en Santa Marta.

Santa Marta

Santa Marta  es la ciudad más antigua de Colombia y una de las más antiguas de toda Sudamérica. Fue fundada en 1525 y hoy en día es de las ciudades más visitadas del país. Lo principal de ver es el centro histórico donde hay numerosas iglesias y casas de arquitectura colonial en los alrededores del Parque de los Novios,  y también la zona del Rodadero, donde se alojan la mayoría de turistas para disfrutar de la playa que tiene la ciudad. Nosotros nos quedamos en una pensión del centro llamada “el Reposo” que de reposo solo tenía el nombre.

Si aún te has quedado con ganas de ver más cosas, a tan solo 14 km se encuentra el verde y natural pueblo de Minca. Si Colombia no es el paraíso dime tu que es.

 


consejos

  • Antes de planear una excursión por el parque nacional conviene informarse en la página web de las fechas en las que permanece cerrado al público. Este año 2018 cierra por ejemplo del 28 de Enero al 28 de Febrero debido a la petición de las cuatro comunidades indígenas de la Sierra Nevada: los koguis, los kankuamo, los Wiwa y los Arhuaco.

 

  • Cada vez es más turístico el Parque Nacional Tayrona así que si queremos que esto que estamos viendo con nuestros propios ojos lo puedan ver futuras generaciones hay que ser responsable con el medio ambiente y con las comunidades que allí habitan. Echar la basura a una bolsa de plástico y posteriormente tirarla en una papelera no cuesta nada.

Presupuesto

Entrada al Parque Tayrona  44.000 pesos. No hay descuentos para estudiantes

Bus desde Santa Marta al Parque: 7000 pesos

Bus interno que lleva al parking: 3000 pesos

Cena en el camping: 23.000 pesos

Precio de una hamaca en el camping: 15.000 pesos

Precio de habitación doble en Santa Marta: 70.000 pesos

2 pensamientos sobre “Parque Nacional Tayrona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *