Llegamos a Ecuador!

Apenas pudimos dormir aquella noche. Habíamos leído que para volar a Ecuador hacía falta tener un billete de salida del país, y como ya nos había ocurrido en el aeropuerto de Barcelona al volar a Bogotá, no nos parecía extraño que otra vez nos pasara igual. Hicimos una reserva falsa a través de una de esas webs online, pagando para nada, porque nunca llegó la confirmación, así que cuando llegamos al aeropuerto (para colmo el mismo día que venía el papa a Colombia – imaginad que revuelo! ) estabamos cruzando los dedos para que nos dejaran volar.

Tuvimos suerte! Nadie nos pidió nada! Una vez facturamos las mochilas ya pudimos respirar tranquilos. Nos vemos en dos horas Quito!

Un país lleno de sorpresas

No se si os habrá pasado, yo no tenía una idea, una imagen preconcebida de Ecuador, no sabía que me iba a encontrar. El turismo en Ecuador es reciente, hace apenas una década que empezó a fomentarse, debido sobre todo a la dolarización y a la infraestructura que creó Correa. Me sorprendió ver el incapié que hacían en la conservación del medio ambiente. En muchas carreteras por las que pasábamos había mensajes escritos sobre la importancia de cuidar la naturaleza y no tirar basura. Pero sin duda, lo que más me gustó de fue la diversidad de paisajes que se podían ver. El hecho de encontrarse precisamente en el ecuador del Planeta y que sea un país dividido por una de las cordilleras más altas del mundo permite que haya grandes diferencias entre una región y otra. Además el clima templado favorece el crecimiento de todo tipo de plantas y la vida de multitud de especies de animales. No es raro que gran cantidad de biólogos y otros científicos especializados en ciencias ambientales vengan aquí a realizar sus estudios.

Los ecuatorianos me parecieron más tímidos o quizá un poco más mas cerrados de cara al extranjero que los colombianos, pero también muy nobles y muy orgullosos de sus tradiciones. El Quechua pervive en los andes y la mayoría de gente del campo vive únicamente del comercio, de lo que ellos cultivan, de los animales que poseen o de los tejidos y otras artesanías que ellos elaboran.

Las tres regiones

Ecuador se puede dividir en tres partes: la sierra ( la parte central), la costa ( el margen izquierdo del país) y la selva ( el margen derecho) y en base a eso cambia todo: la gente, las tradiciones, la vestimenta, cambia el paisaje, cambia el clima, cambia la manera de construir y los cultivos y por lo tanto la comida.

La sierra andina consiste en una larga cadena montañosa en forma de hilera que atraviesa el país de Norte a Sur. En esta parte se localizan los picos más altos y sobre todo los volcanes! Ecuador es uno de los países del mundo con mayor número de volcanes, 98 en total, de los cuales 31 se encuentran activos. La población ha sabido convivir con esta amenaza y tiene una gran aprecio y respeto a la naturaleza que les rodea, a la pacha mama, como se conoce a la madre naturaleza en la cultura quechua.

La costa pacífica alberga tanto pueblecitos de pescadores como la localidad más fiestera de todo el Pacífico: Montañita, un lugar para no hacer otra cosa que surfear y salir de marcha toda la noche, demasiado explotada ya para mi gusto. El norte de la costa es más húmedo y crecen los bosques tropicales mientras que en sur la vegetación es más seca. En cualquier caso tiene un clima estupendo para disfrutar todo el año. Aunque sin duda, lo más famoso de la costa son las impresionantes Islas Galápagos, formado por 13 islas y declaradas Patrimonio de la Humanidad por su fauna y flora

En tercer lugar, encontramos la selva Amazónica, prácticamente inhabitable a excepción de ciertas localidades como Napo, Tena o Puyo. Allí habitan numerosos clanes indígenas y se encuentran dos importantes  reservas como la de Cuyabeno o el Parque Nacional Yasuní.

La selva amazónica es el bosque tropical más grande del planeta, atravesado por ríos que desembocan en el Amazonas. La parte ecuatoriana de esta gran selva, también conocida por los ecuatorianos como “el Oriente”, es una de las regiones con mayor riqueza biológica del mundo.

Las tres regiones ecuatorianas

¿ Que hace falta para viajar a Ecuador?

Si eres español no hace falta visado, solo el pasaporte y en principio como decía anteriormente un billete de salida. Recomiendan ponerse vacunas si visitas la cuenca amazónica, ya que hay riesgo de contraer enfermedades si se visita la selva. Son zonas donde hay mosquitos que transmiten la malaria, para la cual no hay vacuna pero si unas pastillas que se pueden comprar con antelación.

Como Moverse

Ecuador es un país pequeñito si lo comparamos con sus vecinos. Las distancias no son muy grandes pero aunque se ha invertido bastante en carreteras y se encuentran en buenas condiciones, la red no es muy amplia y principalmente conecta Quito con el Norte y el Sur, por lo que viajar a la costa o a la selva supone más tiempo de lo normal. Además, al igual que en Colombia, es muy normal que los buses paren en todos los pueblos que hay en ruta y allí donde diga el viajero. La forma mayoritaria de moverse dentro del país es en autobús y generalmente siempre hay bastantes frecuencias por lo que no pasa nada si se pierde uno, siempre habrá otra compañía más cara o más económica que realice el mismo recorrido. También es muy normal la venta ambulante, así que el entretenimiento en el bus está asegurado.

La moneda

Ecuador incorporó como moneda el dolar estadounidense en el año 2000, momento en el que se encontraba en una grave crisis económica. Aunque sirvió para estabilizar la economía, los ecuatorianos sufrieron una gran pérdida de poder adquisitivo. Actualmente Ecuador es un país más caro que sus vecinos, por ejemplo en lo que se refiere a la comida o el alojamiento. Sin embargo, el transporte nos pareció extremadamente barato. Un recorrido de dos horas podía costar un par de euros.

En lo que respecta a los bancos, hay cajeros automáticos para sacar dinero en cualquier localidad medianamente turística (salvo en la zona amazónica). Por otro lado, el pago en hostales y restaurantes se debe hacer casi siempre en efectivo, apenas hay establecimientos que acepten dinero en efectivo, a no ser que sean de precio alto.

Nuestra ruta

Ecuador nos sorprendió tanto que no queríamos perdernos nada, así que le dedicamos más de un mes a este pequeñito país. Nos arrepentimos de no haber ido a las Galápagos pero el precio del avión salía muy caro. En vez de eso, fuimos a la isla de la Plata, conocida como la Galápagos de los pobres, y vimos tal cantidad de animales que nos sentíamos en las mismas galápagos. Dimos la vuelta a Ecuador hasta finalmente dirigirnos a la frontera con Perú, para atravesarla en bus. Este fue nuestro maravilloso recorrido, decidido un poco sobre la marcha

Otávalo (2)

Quito (3)

Mindo (4)

Puerto Lopez (5)

Montañita (6)

Riobamba (7)

Baños (8)

Puerto Mishaualli (9)

Latacunga (10)

Cuenca (11)

Loja (12)

Vilcabamba (13)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *